El doctor Manuel Blázquez incide en la importancia de la rehabilitación para la recuperación de las lesiones derivadas de un siniestro al volante y recuerda que este servicio se ocupa, de manera gratuita y sin lista de espera, de todo lo necesario para que el afectado no tenga que hacer nada más que centrarse en la recuperación de sus lesiones. 

 

Ofrecer un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado, en el menor tiempo posible, es el objetivo prioritario de la Unidad de Accidentes de Tráfico del Hospital San Juan de Dios de Burgos que atiende, de manera gratuita y sin lista de espera, a cerca de un centenar de pacientes al año. Y lo hace gracias a la cobertura que proporciona el Seguro Obligatorio de Vehículos a Motor en virtud del convenio que mantiene la mayor parte de las compañías aseguradoras con Unespa, la patronal del sector.

De este modo, hasta 96 conductores, ocupantes, ciclistas y peatones eligieron en 2019 el Hospital San Juan de Dios de Burgos como centro de asistencia sanitaria (30 hasta septiembre de 2020), independientemente de que tuvieran o no un seguro privado de salud y sin que tuvieran que asumir el coste de dicha asistencia.

Fundamentalmente, y por este orden, fueron vistos por el especialista en 512 consultas (241 en 2020) de Traumatología, Rehabilitación, Neurocirugía y Cirugía Plástica.

Algunas de ellas derivaron en ingresos en planta para el adecuado abordaje de determinadas patologías en articulaciones de rodilla y hombro. alteraciones neurológicas del raquis o columna vertebral -tanto los latizazos cervicales como las contusiones lumbares- o complicaciones respiratorias a consecuencia de traumatismos torácicos.

Además, se realizaron un total de 2.435 sesiones de rehabilitación con estos pacientes (1.222 en los nueve primeros meses de este año). “Necesitan una media de 20 hasta el alta médica”, explica el doctor Manuel Blázquez Blanco, en el marco del Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico, que se celebra este domingo, sobre una decisión que toma en coordinación con Félix Javier Gutiérrez Gómez, especialista en Traumatología y Cirugía Artroscópica.

Porque a veces, según recuerda el doctor Blázquez, “hay alguna fractura derivada del siniestro, sobre todo en atropellos, que precisa de una intervención quirúrgica“. No obstante, las lesiones más frecuentes tras sufrir un accidente automovilístico son las lesiones en el torso y en el cuello, o en extremidades en caso de motocicletas, según la Dirección General de Tráfico (DGT).

“Aplicamos terapia manual con masaje descontracturante en la zona afectada y fisioterapia avanzada con electroterapia, microondas e infrarrojos“, señala el experto sin olvidar que muchos afectados refieren mareos y náuseas con vómitos intensos. Los menos, según indica, pierden temporalmente su autonomía personal para realizar la casi totalidad de actividades esenciales de la vida diaria.

Por ello, en primer lugar se realiza una valoración, tanto médica como fisioterapéutica, para delimitar el alcance de las lesiones y planificar el tratamiento de rehabilitación más adecuado para el paciente cuya recuperación funcional depende, en gran medida, de su implicación en el proceso.

Atención integral

La Unidad de Accidentes de Tráfico del Hospital San Juan de Dios de Burgos se ocupa –las 24 horas del día, los 365 días del año- de todo lo necesario para que el paciente no tenga que hacer nada más que recuperarse. Desde todas las pruebas diagnósticas necesarias (resonancia magnética, TAC, ecografía…) hasta los trámites administrativos ante las compañías aseguradoras.